Cómo hacer crecer mi consulta

Como hacer crecer mi consulta

Tabla de contenidos

Muchos profesionales de la psicología, cuando ya llevamos un tiempo atendiendo, tenemos un flujo de entrada de pacientes que, o bien derivamos a otros compañeros, o bien nos hace plantearnos si crear nuestro propio equipo, ¿pero cómo puedo hacer crecer mi consulta de psicología? Te dejamos las claves en este post.

CATEGORÍA 1: TRABAJO SOLO/A Y NO QUIERO DERIVAR MÁS PACIENTES

Este es el caso de muchos profesionales que, gracias a su trabajo terapéutico y un buen posicionamiento de valor, a lo largo de los años han atraído a través del boca a boca y las recomendaciones una gran cantidad de pacientes que reciben cada semana y les llaman para pedir cita.

¿Cuál suele ser el gran problema? La agenda, porque no quedan huecos para atenderlos, incluso a veces no quedan huecos para poder citar a los pacientes activos de forma semanal, y vemos cómo tenemos que adaptar a veces su tratamiento a las necesidades de nuestra agenda, y eso tampoco es nada respetuoso para sus necesidades.

Así que lo que solemos hacer es contactar con algún compañero/a en el que confiemos para derivar pacientes y, en la gran mayoría de los casos, le perdemos la pista. Puede que, en ocasiones, recibamos un pequeño porcentaje económico por esa derivación: o bien por cada sesión o bien por la propia derivación.

Lo cierto es que todo esto es una opción que toman muchos profesionales que quieren tener una agenda propia y no crear más equipo ni crecer de esta forma, sino que optan por esta decisión que les lleva a trabajar de forma cómoda y coherente con sus decisiones.

Ahora bien, existe otro tipo de necesidad que nace en los profesionales de la psicología y que pasa por aprovechar ese flujo de entrada de pacientes y atenderlos bajo un mismo “manto”. Puede ser porque quieres crear tu propia marca, porque quieres dejar de atender y dedicarte a gestionar, porque quieres reducir tu agenda pero hacer crecer tus ingresos o por cualquier otro motivo, pero existe una motivación que te lleva a pensar ¿cómo hago crecer mi consulta?

  1. Lo primero que necesitas es tener muy clara la estructura de lo que quieres hacer, y para ello tienes que trabajar sobre un CANVAS bien estructurado y definido, que recoja la información de todo lo que has trabajado hasta ahora (creando formularios para conocer qué piensan tus pacientes) y que proyecte todas tus ideas.
  2. A partir de aquí piensa en las necesidades de personal que te va a requerir poner en marcha una prueba de lo que necesitas. Te recomendamos que pruebes y testees, que vayas creando poco a poco un pequeño prototipo y vayas viendo cómo funciona, no hagas un cambio grande de golpe: empieza a derivar algún paciente, pon en marcha las herramientas que hayas preparado y ve haciendo los cambios que necesites para mejorar.
  3. Piensa en un sistema de control terapéutico, es decir, debes generar una forma estandarizada de cómo vas a acompañar, construir o trabajar la intervención con el profesional que atienda los casos que te lleguen a ti. Sabemos que cada profesional tiene su estilo y sus herramientas, pero eso no es incompatible con que generes una supervisión y ambos estéis cómodos con la situación. Puedes plantear sesiones clínicas o puntos de seguimiento.
  4. Un acuerdo entre profesionales si es un autónomo es indispensable. En este caso el profesional autónomo debe contar con todas sus herramientas propias para atender los casos que le derives (legal, profesional y material), y eso debe quedar recogido en un documento legal privado que debéis firmar los dos. Te recomendamos que consultes a tu asesor y te facilite uno que contenga todo lo necesario: acuerdo económico, duración, términos de finalización, formato de derivación, cláusula de protección de datos, etc. Los acuerdos verbales puede que funcionen, no obstante no recomendamos iniciar este tipo de relación únicamente con un acuerdo verbal dado que la comodidad, como decimos en consulta, pasa por hablar a veces cosas incómodas y saber qué esperar del otro y a qué se atiene la relación comercial.
  5. A nivel comunicativo y de marketing, nos parece muy importante que:
    1. Puedas ir comunicando a los pacientes que ya atiendes que estás trabajando con otro profesional de la psicología y reforzar la plena confianza que tienes cuando le derivas casos, de esta forma, si te recomiendan y no puedes coger el caso, sí se lo podrás pasar a tu compañero/a con total naturalidad.
    2. Comunica en tus RRSS o en tu web que trabajas en equipo y explica la decisión desde el crecimiento y el trabajo grupal, o desde donde tu mensaje comunicativo vaya a llegar más efectivo.
    3. Rediseño de marca e imagen: puede que te venga muy bien poder utilizar este momento para apostar por un cambio o mejora de tu imagen (logo, diseño, web) o incluso profesionalizarla para generar una imagen de equipo.
  6.  A nivel legal debes tener en cuenta que los pacientes son tuyos, lo que quiere decir que a efectos prácticos la responsabilidad comercial y formal de su tratamiento es tuya, no así la sanitaria en el caso de que el tratamiento y los profesionales lo seais. El historial clínico es tuyo y, en el caso de que se produzca cualquier reclamación o ejerza sus derechos de protección de datos, debe dirigirse a ti. 

CATEGORÍA 2: YA TENGO UN PEQUEÑO EQUIPO Y QUIERO CRECER

En este caso, en primer lugar debes tener cubiertos todos los puntos anteriores, y si no es así te recomendamos que primero te centres en ello porque para hacer crecer tu consulta es INDISPENSABLE tener un buen esqueleto donde se asiente todo, si no es así corres el riesgo de generar una mala reputación, que los pacientes y colaboradores se vayan o incluso de muerte por éxito (tienes tantos pacientes que no eres capaz de atenderlos bien y se acaban yendo o hablando mal de tu servicio).

Te dejamos los cuatro puntos sobre los que se tiene que asentar tu crecimiento si ya tienes equipo.

  1. Un buen plan financiero que recoja todo lo que necesitas, lo que tienes y que sea capaz de darte una visión global y pormenorizada de la proyección de tu negocio: inversión, gasto, ingreso, amortización. Es importantísimo que tengas toda la información que necesitas para que te sientas seguro, si lo necesitas te recomendamos nuestro curso de plan financiero para psicología
  2. Una estructura fiscal y una política laboral clara y adaptada: es decir, si tus ingresos van a crecer, si vas a hacer inversión, si tus gastos van a cambiar, puede que necesites cambiar tu forma jurídica, ¿pero cual? Es imprescindible que tengas un asesor fiscal que te acompañe y te informe para que puedas tomar las mejores decisiones y te den seguridad en tu camino.
  3. Una estructura y flujo de trabajo definido, o lo que es lo mismo, una forma de trabajar estandarizada, protocolizada y con los procesos bien descritos para que no haya dudas. Esto es muy importante sobre todo de cara al equipo que sepan cómo se trabaja, cuáles son los elementos básicos que siempre están presentes y a qué se deben atener o regirse para trabajar contigo. Esto se traduce en una comunicación y mensaje trasladado al paciente o cliente de forma común y clara, un mensaje de marca y de empresa que siempre sea el mismo.
  4. Un plan de ventas y un plan de marketing anuales y definidos pormenorizadamente. Se van a sostener en el plan financiero, que vayas midiendo cuál es tu inversión y si funciona; que tengas una visión clara de lo que va sucediendo y que las líneas de negocio/venta funcionan, y si no es así puedas hacer cambios a tiempo. Una línea comunicativa de y de publicidad en los canales que necesites y posicionarte como marca respecto a tu competencia es clave, pero hay que saber hacerlo bien, y estos planes son las herramientas que necesitas.

Siempre es bueno rodearte de profesionales, pero en este caso nos parece especialmente importante que puedas contar con un asesor o una figura mentora que te vaya adelantando cosas, te ponga foco donde lo puedas necesitar y te ayude a resolver todas las dudas que tienes y aquellas que debes plantearte.

Este tipo de crecimiento requiere de lo que se llama roadmap u hoja de ruta, donde describiremos a través de una línea temporal cuáles son las acciones o momentos que debemos tener en cuenta y, sobre todo, cuándo y cómo ejecutarlos para llevar a cabo el plan previsto.

Este camino es como una escalera de hitos de crecimiento que vienen dados unos tras otros, la posibilidad de tener un consultor es literalmente igual a la de tener un psicólogo en nuestro crecimiento personal: un guía que acompañe y nos ayude a tomar decisiones y a caminar hacia el punto que queremos alcanzar.

CATEGORÍA 3: TRABAJO SOLO/A PERO QUIERO APOSTAR POR UN CENTRO CON MÁS ESPECIALISTAS

En este caso es necesario que tengas en cuenta todos los puntos de la categoría 1 y 2, porque requiere de empezar a emprender y además de hacerlo con estructura y poco más grande, si esta es tu opción debes tener en cuenta que:

  1. Si se trata de un centro multidisciplinar tienes que informarte muy bien de cuáles son las necesidades legales de cada campo, no solo a nivel terapéutico sino también operativo. Por ejemplo, si quieres emprender junto a un logopeda o un profesional de la fisioterapia, debes tener presente que los requisitos de adaptación al trabajo como centro sanitario son muy distintos y, aunque hay elementos comunes, cada una requiere de una aparatología y unos protocolos muy distintos.
  2. Unifica los procesos y adáptalos a todas las líneas de servicios, busca las verticales comunes a todos ellos y crea una experiencia de usuario unitaria, esto es, que el paciente pueda ver que existen puntos comunes y conexionados aún siendo atendidos por distintos especialistas, algo identitario, puede ser físico o experiencial. Aquí puede ayudarte el merchandising o la creación de materiales bajo tu marca.
  3. Crea flujos de conexión entre servicios, esto es, conecta y comunica las distintas áreas a través de actividades comunes, talleres, derivaciones, sesiones clínicas o similar. No solo que los profesionales trabajen mano a mano con los compañeros sino que los pacientes también sientan esa conexión
  4. Es muy probable que dediques tiempo a gestión y dirección, así que hay una clave indispensable: escucha y observa. Tendemos a apostar más por aquello que nos resulta familiar, está bien, pon énfasis donde quieras si tu apuesta versa en una línea troncal de trabajo con distintas sublíneas, no obstante cuando empiezas a poner foco en otras disciplinas, descubres elementos que te llevan a ideas creativas. Esto es muy importante a la hora de innovar, crear productos o servicios conjuntos y poder atender de forma integral a los usuarios que van a tu centro.
  5. Busca una comunicación de marca basada en lo común, que resalte los valores corporativos y la diferencia del centro en global respecto a la competencia. Esto hará que puedas transmitir un mensaje unificador. sólido y congruente, que englobe el todo y ponga la relevancia en el conjunto.

Existen tantas fórmulas de hacer crecer tu consulta de psicología como profesionales existen, la información de la que dispones y el poder decidir acerca del camino que quieres tomar es indispensable para avanzar y crecer por el sitio adecuado, si lo necesitas, estamos para acompañarte